domingo, 30 de agosto de 2009

III Reto Cooking Sister: Moussaka

No es una receta diferente y tampoco es muy peculiar, pero siempre he tenido ganas de hacerla y creo que es el momento ideal, ¿por qué? Pues porque uno de mis regalos de cumpleaños fue éste



y decidí que para este tercer reto elegiría una de las recetas que venían en él, ¿y qué mejor que una de las más típicas recetas griegas?



Ingredientes (para 4 personas)
2 berenjenas en rodajas gruesas
450 g de carne magra picada de buey o cordero
2 cebollas en rodajas finas
1 cucharadita de ajo picado
400 g de tomate de lata
2 cucharadas de perejil picado
sal y pimienta
2 huevos
300 ml de yogur desnatado
1 cucharada de parmesano rallado

Preparación
Fría la berenjena, por tandas, en una sartén antoadherente, hasta que esté dorada. Retírela de la sartén.
Fría la carne en la sartén 5 minutos, removiendo, hasta dorarla. Añada la cebolla y el ajo y déjelos 5 minutos o hasta que también se doren. Incorpore el tomate, perejil, sal y pimienta, llévelo a ebullición y déjelo a fuego suave unos 20 minutos o hasta que la carne esté hecha.
Disponga la mitad de las rodajas de berenjena en una fuente refrataria, en una capa. Reparta la carne y después la berenjena restante.
Bata los huevos en un cuenco, agregue el yoogur y salpimente. Vierta la mezcla sobre la berenjena y espolvoree el queso rallado.
Hornee la moussaka en el horno precalentado a 180º, 45 minutos o hasta que esté dorada.

¿Qué te parece? ¿Aprobada? El plazo para hacerla, si estás de acuerdo, puede ser una semana después de que vengas del país de Vlad Tepes =)

PD: las fotos no son muy buenas, pero es que mi cámara está en casa

jueves, 27 de agosto de 2009

Comida playera

Este exquisito plato que hicimos en la playa se merecía un post. Con unas bolsa de patatas en cuadraditos congeladas, tres huevos y un paquetito de salmón ahumado de 100 gramos, mamá hizo esta comida tan rica.



Las patatas fritas se quedaron blandas y desechas (perfectas), después pusimos el salmón encima para que con el calor de las patatas se calentara un poquillo y por último un perfecto huevo frito con una yema bailona =)





Pollo tandoori, by P.

Por fin lo hice!! No nos comimos los yogures por accidente, tenía el pollo, tiempo y muchas ganas de hacerlo. Así se quedó marinando de 2 de la tarde a 8, justo a la hora que llegamos de comprar mi coche =)



A las 8 lo metí en el horno a 250º de temperatura durante hora y media aproximadamente. Cuando quedaba media hora puse a cocer arroz basmati y mientras rehogué un poco de cebollita con soja y sésamo para mezclarlo con el arroz. Este fue el resultado




CONCLUSIÓN: exquisito, no me esperaba un sabor tan bueno!! Sabía mucho a limoncito y al estar tan tostadito sabía muy bien, no quedó nada reseco. Además, el arroz era un buen acompañamiento. Pienso repetir seguro, con lo fácil que es!!! Buena elección mona =)

miércoles, 26 de agosto de 2009

Bizcocho psicodélico/psicotrópico

Hoy me di cuenta de que en la nevera había dos pobrecitos yogures de kiwi (qué ricos!) caducados de ayer... y ¿qué se hace en esta casa cuando un yogur ha caducado recientemente? Efectivamente, ¡bizcocho de yogur!

Lo pude desmoldar entero, qué felicidad!

Como a mamá no le gusta que le ponga manzana ni ninguna cosa que altere su sabor, y como tenía curiosidad por las rainbow cakes (mi última obsesión!) pues decidí jugar un poco con los colorantes que tenía por casa. Lo malo es que sobre todo tenía colorante azul, así que no pude hacer gran cosa... Dejo la receta del bizcocho de yogur (que es la cosa más fácil del universo) aquí. Aunque yo le pongo aceite de girasol en lugar de aceite de oliva y sólo le pongo una medida o una medida y media como muchísimo de azúcar y sale muy rico. El yogur, de lo que haya.

Seguro que en esta foto, si miras mucho rato a las miguitas, acabas
hipnotizado o viendo alguna imagen de esas raras de las postales


Esponjooooooooooooooooso

El primer corte... ¡mierda! Cuantísimo azul!

Lo llevé a casa de abuela, y Mar lo miró con una cara rarísima y no lo quiso probar, y Hugo probó un pizquito pero lo miraba con recelo también. Conclusión: los niños sólo comen repostería de colores cuando viene convenientemente envasada por Panrico. Mamá dice que le sabe raro, pero yo creo que está sugestionada perdida por el color pitufo del bizcocho. Mañana te llevo un cacho, a ver qué piensas.


martes, 4 de agosto de 2009

Pollo tandoori by V

Bueno monaina, ayer por fin llevé a cabo nuestro reto semanal y he de decir que estoy encantada con el descubrimiento! Queda un pollo con mucho sabor, sin apenas sal ni aceite, muy bajo en calorías pero con un toque super especial... repetiré! Lo acompañé con unos calabacines rellenos que encontré en el blog El rincón de la mariposa y que me llamaron mucho la atención (los modifiqué porque no me apetecían gambas...). Pensaba hacer arroz basmati, pero no tenía, y luego pensé en hacer pakoras, pero no me apetecía hacer harina de garbanzos con la thermomix, que arma mucho ruido... No son muy de la India los calabacines rellenos, pero quedaron muy ricos!

A ello!

Pollo tandoori
Ingredientes (3 personas)
3 piezas de pollo
2 yogures naturales
el zumo de un limón
3 dientes de ajo picados muy finos
1 cucharada de vinagre
3 cucharadas de especias tandoori
Cúrcuma o colorante alimentario (opcional)
sal y pimienta

1.- Para hacer la marinada basta con poner los yogures, el zumo de limón, el vinagre, los dientes de ajo picaditos, el vinagre y las especias en un bol y mezclar bien. Puedes echar cúrcuma o colorante para que tome un color amarillito, que dará al pollo un aspecto más apetecible (y más oriental xD)
2.- Se limpia el pollo. En algunas recetas al pollo se le quita la piel, pero yo la dejé puesta para que no se me quedara muy seco. Se hacen en el pollo unos cortes bien profundos para que la marinada penetre bien en la carne. Salpimenta las piezas de pollo.
3.- En una fuente con el fondo plano y que tenga paredes se extiende una capa de marinada y después se va poniendo el pollo. Se echa el resto de la marinada por encima y ayudándote de una cuchara (o con los dedos) asegúrate de que la marinada ha entrado en los cortes que has hecho y el pollo está cubierto por completo.



4.- Tapa con film transparente y deja reposar 6 horas (también puede quedarse toda la noche, pero yo lo dejé 6 horas y se empapó bien)
5.- Precalienta el horno a 220º-250º (depende del tiempo de que dispongas, yo lo puse a 250º y el pollo no se me achicharró).



Quita un poco del caldo que habrá quedado en la fuente del horno o de lo contrario, el pollo se cocerá. Riega el pollo con un hilo de aceite e introdúcelo en el horno. Asa por espacio de una hora o una hora y cuarto, dando la vuelta en la mitad del tiempo de asado. Yo lo dejé mucho tiempo porque mis piezas de pollo eran muy grandes.




Calabacines rellenos
Ingredientes (para tres personas)
1 calabacín y medio (los míos eran grandecitos)
1 cebolla
1 pimiento verde de los italianos
1 tomate
Un poco de bacon
2 cucharadas de nata líquida
Queso de cabra (u otro queso que funda bien)
Sal y pimienta

1.- Pela los calabacines "a rayas" y córtalos en torres de unos 7 cm de alto. Cuécelos en agua con sal (yo añadí un poco de romero fresco porque me gusta mucho el aroma que deja). El exterior del calabacín no debe quedar demasiado blando, ya que actuará de "pared". Escurre y deja templar (yo utilicé agua fría porque llevaba prisa).
2.- Mientras pica la cebolla y el pimiento en trozos pequeños y sofríe en una sartén con un poco de aceite. Corta el tomate en dados pequeños y el bacon en tiras pequeñas y reserva.
3.- Con ayuda de un cuchillo (para marcar el corte), vacía con una cuchara los calabacines con cuidado de no llegar al fondo para que tengan una base y el relleno no se salga. Trocea la carne del calabacín y cuando la cebolla esté dorada, añádela al sofrito junto con el tomate y el bacon y déjalo hasta que esté a tu gusto.
4.- Añade un par de cucharadas de nata (o más si quieres, pero el tema es que el relleno del calabacín no quede muy líquido) y salpimenta.
5.- Rellena los calabacines con la mezcla y ponlos en una fuente apta para horno previamente engrasada con un poquito de aceite. Pon el queso de cabra en trocitos por encima.



6.- Introduce en el horno precalentado a unos 180º-200º. Recuerda que el calabacín está hervido y el relleno hecho, así que sólo lo introducimos al horno para que el queso se funda y para que esté calentito cuando vayamos a comerlo, así que procura hacerlo 5 minutos antes de servirlo. Yo lo metí cuando saqué el pollo y como el horno estaba muy caliente, se me hizo en un verbo.


Y unas fotitos de los platos!




Estaba chupi!