miércoles, 26 de agosto de 2009

Bizcocho psicodélico/psicotrópico

Hoy me di cuenta de que en la nevera había dos pobrecitos yogures de kiwi (qué ricos!) caducados de ayer... y ¿qué se hace en esta casa cuando un yogur ha caducado recientemente? Efectivamente, ¡bizcocho de yogur!

Lo pude desmoldar entero, qué felicidad!

Como a mamá no le gusta que le ponga manzana ni ninguna cosa que altere su sabor, y como tenía curiosidad por las rainbow cakes (mi última obsesión!) pues decidí jugar un poco con los colorantes que tenía por casa. Lo malo es que sobre todo tenía colorante azul, así que no pude hacer gran cosa... Dejo la receta del bizcocho de yogur (que es la cosa más fácil del universo) aquí. Aunque yo le pongo aceite de girasol en lugar de aceite de oliva y sólo le pongo una medida o una medida y media como muchísimo de azúcar y sale muy rico. El yogur, de lo que haya.

Seguro que en esta foto, si miras mucho rato a las miguitas, acabas
hipnotizado o viendo alguna imagen de esas raras de las postales


Esponjooooooooooooooooso

El primer corte... ¡mierda! Cuantísimo azul!

Lo llevé a casa de abuela, y Mar lo miró con una cara rarísima y no lo quiso probar, y Hugo probó un pizquito pero lo miraba con recelo también. Conclusión: los niños sólo comen repostería de colores cuando viene convenientemente envasada por Panrico. Mamá dice que le sabe raro, pero yo creo que está sugestionada perdida por el color pitufo del bizcocho. Mañana te llevo un cacho, a ver qué piensas.


4 comentarios:

  1. Pues a mi me encanta la pinta que tiene de color azul!!! es genial!! quiero probarlo...

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el bizcocho, estaba muy bueno :D :D

    ResponderEliminar