martes, 7 de septiembre de 2010

Helado, by V.

¡Cuán agradecida estoy con mi hermana por habernos conseguido sendas heladeras del Lidl! Me parecen super útiles, muy fáciles de usar y se ha convertido en un pequeño electrodoméstico indispensable en mi vida... juas! Qué pena que me dejen experimentar poco en esta casa...

Yo también voy a postear un helado de yogur, aunque hice otros dos: uno de plátano y soja y otro de dátiles y queso fresco; unas recetas que encontré en un libro y que quizás postee más adelante... Pero el hit ha sido el helado de yogur griego.


Primero hice el azúcar invertido con la receta (estupenda) de Velocidad Cuchara. A mí me salio a la primera, con la poca práctica que tengo con la thermomix. Un apunte, al principio sale como una pasta blanca, pero luego se posa y queda transparentoso, perfecto. Así que, que nadie se asuste.

El azúcar invertido es una cosa milagrosa que hace que los helados queden mucho más mantecosos ya que evita que la preparación se cristalice

Para el helado usé tres yogures griegos del Mercadona sin azucarar y un yogur desnatado normal y corriente 0% (también del merca y también sin azucarar). ¿La razón? Sólo tenía tres yogures griegos y quería llenar un tupper de medio litro.

Eché los cuatro yogures en una jarra y le puse 2 cucharadas soperas de azúcar invertido y 4 cucharaditas de café de azúcar normal. Lo mezclé todo, puse la heladera en marcha y vertí dentro el contenido de la jarra. Estuvo en la heladera como media hora.


Cosas! Es mucho mejor, a la hora de hacer helados con este bicho, poner la preparación en una jarra, porque hay que verterlo con la máquina en marcha por un agujero relativamente pequeño. Normalmente la preparación debe de estar unas 4 horas en la nevera para que los sabores se asienten y la preparacion se enfríe, pero esto era yogur y azúcar. Más básico imposible.

La próxima vez que lo haga lo haré igual que Paloma, cuatro yogures griegos y sólo azúcar invertido, así se me quedará más blando al congelarlo.


Se me ocurre que es una buena solución de postre, si viene alguien a casa, comprar unos yogures ricos que os gusten mucho y echarlos en la heladera mientras coméis para tomarlos de postre (no los congeléis si no echáis azúcar invertido!). Unos yogures de kiwi o de frambuesa... Un postre sano y rico!

Aquí en casa hay un montón de yogures que caducan esta semana... Hay tres cuajadas que caducan mañana, ¿me dejarán hacer el experimento?

Mañana lo sabremos, amigos. Mañana

3 comentarios:

  1. Qué way! Una reflexión estupenda, yo fui mucho más básica...

    ResponderEliminar
  2. Oye, todo esto de los helados me flipa (y vaya suerte con la heladera del Lidl, chicas...), y he visto lo del azúcar invertido y me he asustado un poco...

    1) se compra en supermercados normales o hay que buscar un poco en tiendas especializadas?

    2) he visto que la miel es un azúcar invertido natural. Si hiciérais helado con miel (el de cuajada tiene que estar buenísimo) se me calmaría esta inquietud invertida que tengo :)

    Saludos!

    pd.- Pamola! A ver si quedamos, que tenéis que venir a ver nuestro nuevo hogar! :D

    ResponderEliminar
  3. Hola Saricchiella!! Me encanta que nos visites y nos comentes y que te gusten nuestras recetillas =)

    El azúcar invertido es una mezcla con azúcar, agua y un par de sobres de gasificantes (los nuestros son de Mercadona). La receta que usamos para hacerlo es de Thermomix, pero también se puede hacer sin ella. Es muy fácil y por lo visto dura bastante en la nevera (eso espero porque tengo dos frascos enteros...) Comprarlo? No sé si lo venderán hecho, pero hacerlo está chupado!!

    Besinos

    ResponderEliminar